DISCULPEN LAS MOLESTIAS

Durante una temporada por motivos personales dejaremos de emitir noticias y publicaciones, lo sentimos. Esperamos volver pronto para acercar La Iglesia en Estepona a sus hogares. Siempre a vuestro servicio.

P. de los REMEDIOS

PARROQUIA STA. MARÍA DE LOS REMEDIOS



Ya en el siglo XV se encuentran textos que hablan de una iglesia erigida durante el reinado de Enrique IV de Castilla. Se ordenó su edificación en 1470 y se empezó a construir en 1473, el mismo año de su muerte. El motivo de su construcción fue debido a lo desamparada que estaba la costa entre Gibraltar y Marbella; entonces el rey Enrique IV ordenó construir un fuerte; se edificó un castillo con una iglesia ajena para servicio de la guarnición militar. La construcción de la iglesia dio gran publicidad a la noticia ya que la hacía la segunda iglesia más antigua de la provincia de Málaga, después de la de Antequera. Con posterioridad fue reparada en varias ocasiones, siendo la última en 1818, a causa del gran deterioro que había sufrido debido a la gran cantidad de polvo que se desprendía de las murallas ruinosas del castillo, las cuales estaban situadas frente a la puerta de entrada de la iglesia. Este polvo desprendido dañó enormemente a los retablos y las joyas existentes. Estas obras se llevaron a cabo con el dinero y el trabajo aportado por los vecinos. Desde un principio se le dio culto a la Virgen de los Remedios. La iglesia de los Remedios estaba formada por tres naves de igual longitud. La nave central o principal medía 15 metros de larga y 7 metros de alta. Las naves laterales tenían la misma longitud pero sus alturas eran sólo de 4’5 metros. Además de estas naves tenía el presbiterio y varias habitaciones más. En un principio esta iglesia tuvo seis altares, pero con posterioridad su número llegó a diez. En el centro del atrio existía una columna de mármol blanco erguida sobre un pedestal de mampostería ante la cual los vecinos se arrodillaban y la besaban con gran fe. La torre de la iglesia media 22 metros de altura y tuvo tres campanas y un esquilón. De aquel primitivo templo tan solo se conserva el campanario, que a su vez era una modificación de la torre del homenaje castillo musulmán que por aquel entonces era la villa. Esta torre es la actualmente denominada Torre del Reloj. Esta torre tiene tres cuerpos. Los dos primeros corresponden a la primitiva torre de homenaje, mientras que el superior se construyó para albergar las campanas del templo. En el siglo XIX fue restaurada en estilo clasicista no exento de algunos detalles barrocos. El reloj se le añadió ya en el siglo XX (en el año 2005 esta torre he sido totalmente remodelada y restaurada). El día 11 de diciembre de 1822, el que fuera obispo de Trujillo (Perú) D. José Carrión y Marfil, esteponero de nacimiento, donó a esta iglesia su cáliz de oro, sus vinajeras, sus campanillas, su patena y otros objetos sagrados, los cuales se conservan actualmente salvo las campanillas. Con el tiempo, se asentó en la localidad una comunidad de frailes franciscanos de la Orden Terciaria, que crearon su convento y un hospital. Los frailes procedían del convento de Caños Santos del pueblo jienense de Alcalá la Real. Estos llegaron a Estepona antes del 1650. Este convento construyó una iglesia en el siglo XVIII que es la actual iglesia de Sta. Maria de los Remedios (la licencia fue dada el 25 de enero de 1712 por el obispo de Málaga, Fray Francisco de San José), y que estos abandonaron al proclamarse la Ley de la Desamortización de Mendizábal en el año 1835, año en el que el antiguo convento franciscano dio paso a la actual iglesia parroquial de Sta. Maria de los Remedios. Hoy el templo se encuentra aislado al desaparecer el convento citado. El interior está dividido en tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilastras y un crucero que no sobrepasa la amplitud de las naves laterales. La torre, construida en 1795, tiene cuatro cuerpos y se remata con capitel piramidal de cerámica. El exterior presenta como elemento más destacado una portada de piedra con figuras labradas que datan del año tiene cuatro cuerpos y se remata con capitel piramidal de cerámica. El exterior presenta como elemento más destacado una portada de piedra con figuras labradas que datan del año 1772. En la portada se observa una curiosa mezcla de rasgos estilísticos rococó con otros que parecen proceder de la arquitectura colonial de la América Hispana. Fue Fray Diego José de Cádiz, quien en 1771, puso la primera piedra del Convento que fue construido por prestación personal hasta de mujeres y de niños. Veinte años se tardó en su construcción que se terminó el día 12 de junio de 1791.Se puso, por tanto, la primera piedra en 1771 y se tardó en levantar la iglesia, exceptuando la torre, veinte años. Sin embargo se lee en el frontis del templo la fecha de 1772. No parece razonable que el cronista y el predicador se equivocaran y en lugar de decir diecinueve dijeran veinte para redondear. Posiblemente, la fecha del frontis se refiera a la conclusión de la portada y que se quisiera significar de ese modo.  La iglesia se levantó con la colaboración de todo el vecindario, contribuyendo con limosnas, o colaborando con su trabajo voluntario. La dedicación del templo tuvo lugar el día 12 de junio de 1791, con una misa cantada, oficiada por el que fue padre Definidor y Superior del convento durante los veinte años que duró la construcción del edificio, Fray Antonio Infante de San José. Como diácono, ofició el padre predicador Fray José de los Dolores y como subdiácono el padre Fray Juan de Santa Teresa, que formaban parte de la comunidad del convento. La segunda misa fue oficiada por el Vicario de Marbella, D.Antonio González. La tercera por el cura párroco de la villa, D. Alonso Requena. El primero y segundo día predicó Fray Diego José de Cádiz. El tercero fue Fray Francisco de la Concepción. El día 6 de marzo de 1837 se solicita al Ayuntamiento el traslado de la parroquia, por estar en estado de ruina, al antiguo convento de San Francisco, el cual ya había sido cerrado. El ayuntamiento aceptó esta solicitud a cambio de que el Obispo de Málaga, de quien dependía esta parroquia, entregue este local ruinoso al municipio de Estepona. El Sr. Obispo autoriza dicha permuta.  Ya en el siglo XX exactamente el 20 de febrero de 1936 quemaron la iglesia quedando lo que había en ella convertido en brasas. En agosto de 1937 se inicia una suscripción popular para atender a los gastos que ocasionaría la reconstrucción de la iglesia de los Remedios, incendiada el año anterior. Estaba de sacerdote a principio de siglo D. José Rodríguez Cárdenas (fundador de la cooperativa agrícola de Estepona y fue el sacerdote que ayudó a que la Hdad. del Stmo. Cristo de la Vera+Cruz, el 20 de julio de 1909, aprobara sus primeros estatutos, quedando constituida como tal); más tarde llegó como coadjutor D. José Téllez del Río. Durante algunos años compartió parroquia con D. José Rodríguez Cárdenas. Con anterioridad a 1910 el patrón de los marineros era el Cristo de la Humildad. Su imagen se veneraba en la iglesia de los Remedios, estuvo en uno de los altares de la nave derecha; su vestimenta era morada y estaba cubierto por un manto color grana. El Cristo llevaba al hombro una popularmente como: “El Cristo del dedo levantado”. Los marineros veneraban al Cristo de la Humildad con gran devoción y celebraban una pequeña fiesta que duraba tres días. Las primeras noticias que se tienen  de la celebración de estas fiestas corresponden a las celebradas el 16 de julio de 1916. Fue muy sencilla y consistió en una misa. Las fiestas de la Virgen del Carmen comenzaron a tomar auge en 1920. Los actos religiosos en honor a la Virgen consistían en un triduo, en las que se bendecían escapularios con la imagen de la Virgen. Durante muchos años la procesión de la Virgen del Carmen salía desde la parroquia de los Remedios hasta que se construyó una nueva iglesia en Estepona, la cual tiene el mismo nombre de esta Virgen, y desde entonces tiene sede canónica en esa parroquia. Destacar que esa antigua imagen de la Virgen del Carmen, que ya no se procesiona, aun se venera en la parroquia de los Remedios (la nueva parroquia del Carmen adquirió una nueva talla para su iglesia).  Ya a principio de los años 30 se nombra como párroco a D. José Téllez ya que D. José Rodríguez tenía una edad muy avanzada. Tras quemarse la parroquia, vinieron por los dos sacerdotes, yéndose D. José Rodríguez y quedándose D. José Téllez, el cual fue asesinado en extrañas circunstancias. Seguidamente fue nombrado párroco D. Fernando Segovia González, siendo años muy duros porque ya había comenzado la guerra civil, la iglesia estaba quemada y D. Fernando empezaba a recaudar fondos para su reconstrucción. Mientras esto se llevó a cabo, se utilizó para celebración de culto católico la capilla del Hospital de la Caridad. Resaltar el 8 de julio de 1939, siendo párroco D. Fernando Segovia, se firmó el contrato de la nueva adquisición de la nueva imagen del Cristo de la Vera+Cruz, quemada años anteriores. Su escultor sería Antonio Castillo Lastrucci. Llegó  a la parroquia la nueva imagen en diciembre de ese mismo año. Fue algo apoteósico; recibida por todo el pueblo con repique de  campanas, alegría y la natural emoción, cantos y rezos. También al año siguiente, el 14 de julio se encargó al mismo escultor la nueva talla de la Virgen de los Dolores. Resaltar que años atrás, exactamente el 14 de septiembre de 1938, se encarga la nueva imagen de la Virgen del Carmen costando cuatro mil pesetas de entonces y el 22 de abril de 1940 se encarga la imagen de una Purísima Concepción, siendo su coste de cinco mil pesetas de entonces. En el año 1939 vino a Estepona en visita pastoral el Señor Obispo de la Diócesis D. Balbino Santos Olivera y a él le acompañaba como paje y secretario particular D. Manuel Sánchez Ariza, le gustó Estepona y solicitó venirse aquí como coadjutor, siendo párroco D. Fernando Segovia. El 18 de mayo de 1943 tomó nombramiento como párroco D. Manuel Sánchez Ariza de esta iglesia. Queremos hacer una especial referencia en esta historia a la figura de un sacerdote que dejó en estas tierras esteponeras su vida, su obra y sobre todo su fe. El Padre Manuel nace en Cuevas de San Marcos (Málaga) un 16 de Noviembre de 1914 en el seno de una familia pobre, de esas que Jesucristo llama “dichosas” porque de ellas es el reino de los cielos. Ingresa en el Seminario de Málaga el 25 de Septiembre de 1925, cuando tenía nueve años. Es ordenado sacerdote el 11 de Marzo de 1938, a la edad de veinticuatro años. La vida y Estepona lo irán curtiendo a fuego lento, en el fuego del dolor y del amor, en el fuego de la entrega y el sacrificio, en el dolor y en el gozo de compartir las angustias y las tristezas, las esperanzas e ilusiones de  este precioso pueblo de Estepona. Organizó la Acción Católica, creó varias escuelas, abrió el Hospital pasando consulta los médicos de Beneficencia. Más tarde pidió al pueblo donativos para comprar un quirófano, puso varias camas y trajo varias monjas. Los cirujanos venían de Málaga. Creó un taller de tallas y escuelas nocturnas para adultos y una Escuela-Seminario para estudiar Magisterio de la que salieron varias maestras. En el año 1949 creó la Asociación Benéfica Sto. Cristo de la Vera-Cruz. Consultando los libros parroquiales, en estos cincuenta años de sacerdocio, el Padre Manuel ha bautizado a 12.880 esteponeros y esteponeras y realizó 4.266 bodas en Estepona. Solo estos datos lo hacen merecedor de este reconocimiento. Administrador de los misterios de la fe de un pueblo, instrumento de la gracia sacramental. Siguió trabajando en su ministerio sacerdotal hasta el último día de su vida. No dejó su homilía ni un solo domingo o día de precepto. Predicó el Evangelio con su palabra y con su ejemplo hasta sus últimas consecuencias y hasta su máximo esfuerzo. Falleció el 29 de Febrero de 1988.  Era un hombre, en el sentido más profundo de la palabra, que vino joven, y se fue haciendo mayor entre los esteponeros. En Estepona conoció la luz de la juventud y el atardecer de su vejez y enfermedad. Los que somos creyentes sabemos que a la caída de la tarde “seremos juzgados de amor”, y sinceramente creemos, que cuando el Padre Manuel haya sido juzgado por la misericordia de Dios, cuando se presentará ante el Dios en que siempre creyó, habrá podido oír aquellas palabras de Jesús:“Venid, benditos de mi Padre, heredad la vida eterna”, porque tuve hambre, y tú, Padre Manuel, me diste de comer, tuve sed, y me diste de beber, estaba descalzo y me diste tus zapatos, desnudo y me diste tu ropa, no tenía hogar y me lo construiste, era transeúnte y me pagaste posada, estuve enfermo y me visitaste, en la cárcel y viniste a verme y arreglaste papeles para salir de ella. Y el Padre Manuel le preguntará a su Señor: ¿cuándo?, y le contestarán: “Cada vez que lo hiciste con uno de estos esteponeros y esteponeras, lo hiciste conmigo”. Cuando el Padre Manuel fallece el 29 de febrero de 1988, q.e.p.d., el obispo de Málaga D. Ramón Buxarrais Ventura nombra como párroco a D. Antonio Martín González y a D. Pedro José Soriano Fuentes y a D. José Dieguez Rodríguez como coadjutores. Son unos meses de tránsito ya que durante cincuenta años habíamos tenido un mismo sacerdote y ahora había que adaptarse a un nuevo estilo y una nueva época. Destacamos a D. Antonio Martín la reorganización de la Hdad. del Stmo. Cristo de la Vera+Cruz en junio del año 1988, retomándose de nuevo la Novena al Stmo.Cristo de la Vera+Cruz. En septiembre de ese mismo año D. Ramón Buxarrais Ventura nombra como párroco a D. Francisco Pérez Llorente. Durante sus primeros años de sacerdocio en esta iglesia también era párroco de la iglesia Ntra. Sra. de la Encarnación de Casares. Con su llegada, se volvió a retomar las distintas actividades que ya existían con el Padre Manuel. En estos años se comienza la reconstrucción exterior de la parroquia: fachada, tejado y el patio de la iglesia, donde actualmente se ubica la plaza de los Misioneros y las casas aledañas. El 5 de diciembre de 1993 se bendice la nueva imagen de la Virgen titular de la parroquia, que había sido quemada en la guerra civil, Sta. Maria de los Remedios, a cargo del Señor Obispo de la diócesis de Málaga, D. Antonio Dorado Soto, donde D. Francisco fue precursor de la adquisición de dicha imagen y creación de su hermandad. La festividad a esta imagen es el día de la Asunción de la Virgen, día que la iglesia católica celebra el 15 de agosto de cada año. El 12 de octubre de 1994 se incorpora a nuestra parroquia la Hdad. de Ntro. Padre Jesús Cautivo y María Stma. dla Salud procedente de la iglesia Ntra. Sra. del Carmen. La causa del cambio de sede canónica por parte de esta hermandad fue porque su Estación de Penitencia transcurría en su mayoría por los límites de la parroquia de los Remedios. Estas imágenes fueron realizadas por el escultor Francisco Limón Parra. Esta hermandad realiza su salida procesional todos los Miércoles Santo. En el año 1997 se comienza la remodelación interior a cargo de la Asociación Constructora Benéfica Sto. Cristo de la Vera+Cruz, siendo terminada en el año 1998 y bendecida por D. Antonio Dorado Soto el 13 de junio de dicho año; es en esta fecha cuando el Sr. Obispo comunica a D. Francisco su traslado de esta parroquia por motivo de su jubilación ya que tenía 78 años (D. Francisco falleció el 22 de noviembre de 1998, q.e.p.d.), nombrando a D. José López Solórzano el 2 de agosto de 1998 como nuevo párroco. Destacar que después de más de sesenta años esta parroquia vuelve a tener un sacerdote joven, con muchas ganas de trabajar, con ideas y pensamientos nuevos, ideas modernas y actuales acorde al momento en que vivimos. El 30 de agosto tomó posesión D. José López Solórzano como párroco titular de ella y a partir del día siguiente se puso a trabajar. Aunque se encontró con una iglesia en parte remodelada, ésta carecía de infraestructura; tuvo que adquirir mobiliario, sillas, sistema de sonido, material para las distintas catequesis, abrir ventanas... Otro hecho a destacar es que creó un gran salón parroquial para poder impartir y dar conferencias y catequesis, y al mismo tiempo fue el promotor para la construcción de una casa parroquial ya que en esta iglesia no existía, y así a partir de ahora cualquier sacerdote que venga tendrá un hogar para vivir. Este edificio fue bendecido en febrero de 1999. Además a principios de este año adquirió la nueva imagen de un cristo crucificado, que a partir de esta fecha presidirá el altar. Su nombre es el Cristo de la Misericordia. Fue el propulsor de la creación del Consejo Pastoral Parroquial en septiembre de 1999 ya que se carecía de este órgano consultivo y al mismo tiempo decisivo para el funcionamiento y desarrollo de las actividades parroquiales. En este mismo año, D. José adquiere para la parroquia las imágenes de San Francisco de Asís y de Santa Teresa de Jesús. Estas están colocadas en el altar mayor de la iglesia y fueron bendecidas en dicho año. En el año 2000 D. José llevó a cabo una nueva adquisición para incorporarla al patrimonio de la parroquia. Exactamente desde mediados del mes de julio la torre del campanario vio aumentado su censo con la colocación de dos nuevas campanas que se unían a las dos anteriormente existente, refundidas en el año 1991, completándose así el conjunto que desde siempre ha estado preparado para cuatro campanas. Sus donantes han sido Dña. Eloisa García Urdiales y el mismo D. José (el precio de estas dos campanas fueron de un millón de pesetas). La parroquia meses antes había instalado un sistema informático en la sacristía de la iglesia y gracias al cual se programan los distintos toques que se quieren emitir, una operación que ha significado el desembolso de otras setecientos mil pesetas. “Dicen que el sonido de las campanas es como la voz de los ángeles y en la iglesia de los Remedios, desde mediado de julio del 2000, éstos se dejan oír con más fuerza”. El día 14 de abril de 2000 se bendijo la nueva imagen de la Virgen de la Soledad, obra del escultor sevillano José Pérez Delgado. Además se adquirió y también se bendijo la imagen de San José colocada en el altar mayor de la iglesia en este año. Tras la remodelación del templo, este párroco se ha caracterizado por la ornamentación tanto artística (realización de altares, sagrario y capillas laterales), como técnica (esta parroquia llama la atención por su circuito cerrado de televisión desde donde los seglares siguen las celebraciones en los lugares donde no se ve el altar mayor). Cuando D. José llega a esta iglesia se encuentra a las imágenes colocadas sobre unas repisas de mármol simplemente. Así que manda a construir sus altares y capilla correspondiente, pero siempre bajo la financiación de la Asociación Constructora Sto. Cristo de la Vera+Cruz ya que sin su aportación no se hubiera llevado a cabo la adquisición de estos altares y capilla. En la misa del Gallo del 24 de diciembre de 2001 D. José bendijo la capilla del Sagrario y en la que también se encuentra el Cristo de la Vera+Cruz, la Virgen de los Dolores y San Juan Evangelista. El 15 de septiembre de 2002 el Señor Obispo de la Diócesis de Málaga bendijo el altar de la Virgen del Carmen, el altar del Cautivo, el de la Virgen de la Salud y el de la Virgen de Fátima. El 8 de diciembre de 2002 D. José bendijo el altar de la Inmaculada y el 14 de septiembre de 2003, día de la Santa Cruz, bendijo el altar del Santo Entierro y Soledad de María. Como se puede observar su adquisición ha sido de manera escalonada.  En el verano del 2002 D. José solicita al ayuntamiento de nuestro municipio que la plaza de San Francisco sea peatonal y poner unos pivotes en la calle Blas Ortega, alrededor de la fallada de la iglesia. Con ello se pretendía embellecer la figura de un edificio tan importante para el pueblo de Estepona e histórico por sus años de antigüedad. El ayuntamiento aprobó tal petición. Además D. José también solicitó traerse de las escuelas del Padre Manuel una estatua, que había en honor a D. Manuel Sánchez Ariza, a una plaza que se construyó consecutivamente a la plaza de San Francisco y en la que antiguamente estaba el patio de la iglesia. El ayuntamiento también lo aprobó y el 15 de septiembre de 2002, siendo alcaldesa Dña. Rosa Díaz, junto al Obispo de Málaga D. Antonio Dorado Soto y D. José López se inagura tal plaza en el recuerdo de un sacerdote que estuvo en esta parroquia cincuenta años. Durante los años 2003, 2004 y 2005 esta parroquia ha seguido evolucionando. Ya están los altares de San Antonio y del Corazón de Jesús terminados. Además se ha añadido varias pinturas realizadas por artistas esteponeros. No queremos terminar con todas estas referencias dando las gracias a todas las personas que han formado y forman parte de la comunidad parroquial de esta iglesia y a todos los sacerdotes que han pasado por ella ya que gracias a ellos este templo sigue teniendo vida. En la actualidad, esta iglesia presenta una planta de tres naves separadas por arcos de medio punto y un falso crucero ante el altar mayor. La fachada es una de las piezas más interesante de este edificio por su sabor de arquitectura Iberoamericana. Se trata de un paño blanco coronado con un perfil mixtilíneo. El acceso principal de piedra abre un arco de medio punto con pilastras cajeadas en los extremos y a modo de ático remata el superior. La ornamentación, emblemas, símbolos y máscaras con motivos indianos recuerdan representaciones de culto prehispánico en América. La puerta lateral es de ladrillo con fundamentos de estilo manierista y caprichosos en la disposición y amontonamiento de los elementos. Estilísticamente hemos vinculado la fachada a la ornamentación indiana, pero también el Rococó centroeuropeo tiene contacto formal en las curvas y contra curvas de la fachada, bien de influencia directa, bien por el retorno de este estilo ultramar. La parroquia de Los Remedios en su fachada es un claro ejemplo de arquitectura plana en movimiento. El autor del proyecto no está documentado.  Como habéis podido observar la Parroquia Sta. María de los Remedios es una parroquia de más de cinco siglos, con mucha historia en ella.


Imagen del Altar Mayor de la Parroquia 

Imagen del coro y de la entrada principal de la Parroquia 

Imagen del Altar lateral dedicado a la Inmaculada Concepción 

Imagen del Altar lateral dedicado a la Virgen del Carmen 

Imagen de la puerta lateral del Sagrado Corazón de Jesús 

Imagen de la Torre de los Remedios